Información acerca de los remedios naturales

Los remedios terapéuticos naturales pueden ser utilizados solos o en asociación con otras medicaciones indispensables según los casos:

  1. Sistemáticamente, de forma preventiva, demostrada su eficacia para reforzar las defensas naturales del organismo.
  2. En problemas funcionales menores y enfermedades benignas. También resultan eficaces en patologías de mayor gravedad para las que la medicina convencional se revela poco o nada efectiva.

Antes de utilizar los remedios naturales, es absolutamente indispensable que los prescriba un profesional acreditado en Medicina Alternativa, tras haber establecido un diagnóstico preciso de la afección; a fin de no tratar una patología inexistente y, lo que es peor, enmascarar el desarrollo de otra, de más o menos gravedad, que no entra en el campo de sus indicaciones y que precisaría de otros tratamientos más adecuados.

Por otro lado, aunque los productos naturales son fáciles de conseguir (farmacias, parafarmacias, tiendas de dietética, venta por correspondencia…) hay que seleccionar los de mejor calidad, y no tener reparos en recabar información.

Los remedios naturales, son bien tolerados, pero no son inócuos y exigen conocimiento.

La administración de dosis elevadas de antioxidantes debe realizarse con precaución, porque paradójicamente, el efecto prooxidante de algunos antioxidantes está ampliamente documentado.

Por ejemplo, en una persona con una oxidación normal, la excesiva ingesta de antioxidantes podría inhibir la producción de radicales libres aumentando la vulnerabilidad a las infecciones… Puesto que no hay que olvidar, que las células de defensa (linfocitos) utilizan radicales libres para combatir a los organismos patógenos (virus, bacterias…), descomponer las sustancias químicas contaminantes y neutralizar toxinas.

Sin embargo, un estrés oxidativo descontrolado ejerce una acción nefasta sobre las células del organismo, por lo que es fundamental  controlar el exceso de radicales libres evitando que no sobrepasen los mecanismos de defensa del organismo.

La alimentación actual, a menudo desequilibrada y desnaturalizada, unida a los problemas toxicológicos debidos a la industrialización, contaminación ambiental, estilos de vida, ingesta excesiva de fármacos, exposición a radiaciones, disfunciones digestivas…alteran el organismo provocando el descontrol de los fenómenos de oxidación y la aparición, primero de trastornos funcionales y después orgánicos, y que conllevan a un envejecimiento acelerado.

El tipo de antioxidante que debe utilizarse está en función del problema o enfermedad que quiera tratarse y en la proporción y cantidad justa, según la constitución del paciente.

La constitución es la suma del terreno genético y de las influencias ambientales (sexo, edad biológica, ritmo de vida, presión social, estrés laboral, problemas emocionales, carácter…)

El carácter o personalidad es la suma total de todo lo que hemos pensado, sentido y elegido respecto a todo lo que nos ha sucedido en la vida hasta este mismo instante.

En suma, antes de comenzar cualquier tratamiento es importante informar claramente al paciente y que éste a su vez informe al facultativo de si está tomando otros fármacos.

La Medicina Alternativa da excelentes resultados, si se escoge el producto  apropiado en la dosis adecuada.

Es una norma fundamental del Centro “MASVIDA” el respetar el equilibrio nutricional de cada organismo.

En suma, para obtener resultado beneficiosos es preciso:

  • Un diagnóstico efectuado por un profesional
  • Productos de excelente calidad
  • Un conocimiento claro de las características de los remedios alternativos