GRIPES EPIDÉMICAS

centro masvida gripes epidemicas
15 de Septiembre de 2009

La principal medida para prevenir y luchar contra las infecciones de virus y bacterias causantes de las gripes y resfriados es fortalecer el sistema inmunitario.

El químico francés Louis Pasteur admitió lo que su coetáneo Beauchamp ya había constatado antes: la homeostasis del organismo, es decir el equilibrio del pH y la capacidad de depuración de toxinas y desechos de cada individuo, es lo que permite a unos ser inmunes a determinados virus y a otros no.

Los microbios nos invaden continuamente, pero sólo proliferan (asentamiento de infecciones) cuando el medio interno es adecuado para ellos, y el medio interno se altera fundamentalmente con lo que ingerimos.

Hipócrates, utilizó la palabra griega “diaita” de la que deriva la actual: dieta, para referirse a una forma de vivir la vida armonicamente, con un cuidado especial en preparar y seleccionar los propios alimentos.

Se incluyen en las endotoxinas a los pesticidas, los aditivos alimentarios, metales pesados, la contaminación ambiental, los residuos del propio metabolismo orgánico y la toxicidad generada por las bacterias que descomponen los alimentos no asimilados en el sistema digestivo.

Cuando el cuerpo supera el nivel de tolerancia a las toxinas, se colapsan los sistemas de eliminación, como la piel, el aparato respiratorio, el hígado, el intestino grueso, los riñones, el sistema linfático. Nuestro sistema defensivo excesivamente solicitado se desgasta y deteriora: disminuyen las células inmunocompetentes y también su eficacia para identificar y eliminar a los agentes patógenos invasores.

MEDIDAS FISIOLÓGICAS PARA LA LONGEVIDAD

  • Estimulación emuntorial
  • Detoxificación hepática
  • Higiene intestinal
  • Neutralizar los radicales libres
  • Corrección alimentaria

COMPROMETE NUESTRO SISTEMA INMUNOLÓGICO

  1. El colapso de los órganos emuntoriales o detoxificadores provoca
    • Congestión hepática e intestinal
    • Hipoventilación pulmonar
    • acidosis respiratoria
    • Disfunción renal

    Si los órganos detoxificadores se saturan, las toxinas del medio extracelular acidifican el terreno y además impiden el intercambio de O2 y nutrientes entre las células.

    El H junto con los R, actúan como un soberbio filtro para cualquier sustancia que pudiera significar un peligro para el organismo.

    La detoxificación hepática, incluye desde los medicamentos hasta las sustancias químicas o drogas, disolventes, pesticidas, moléculas químicas resultantes de procesos inflamatorios, hormonas y otros deshechos metabólicos que generamos (endotoxinas).

    Pero hay recordar que, cada vez que el H metaboliza una toxina, se generan radicales libres, y que, el exceso de radicalares deteriora el hígado. Y la hipofunción hepática distorsiona a su vez la homeostasis del organismo.

    Los intestinos también actúan como barreras selectivas que impiden a los compuestos tóxicos invadir el torrente sanguíneo, permitiendo el paso sólo a los nutrientes para fabricar energía y para reconstruir el organismo.

    Sin embargo, los péptidos mal digeridos, el exceso de alcohol, fármacos y otros compuestos químicos agresivos, inflaman la mucosa provocando la permeabilidad intestinal. Entonces, las toxinas pasan a la sangre y desgastan al sistema inmunitario.

    El hígado es el primer órgano que recibe el flujo de toxinas proveniente del tracto intestinal congestionado.

  2. La nutrición deficitaria puede provocar
    • Disminución de antioxidantes y de oligoelementos que actúan como cofactores en nuestros sistemas de enzimas antioxidantes: GLUTATION, SOD, CATALASA, que controlan y neutralizan los daños orgánicos provocados por el exceso de radicalares.
    • Hiperoxidación debida a un exceso en la ingesta.
    • Desequilibrio de la glicemia por exceso de carbohidratos refinados.
    • Carencia de fibra, lo que disminuye el tránsito de los deshechos intestinales.
  3. Exceso de radicales libre producidos por
    1. Inflamación crónica
    2. Alergias alimentarias
    3. Ejercicio físico intenso
    4. Polución ambiental: pesticidas, insecticidas, polución industrial, gas de los coches, plásticos, cigarrillos…
    5. Alimentación tóxica: aditivos, ahumados, fritos, braseados, transgénicos, grasas TRANS, metales pesados (cadmio1, mercurio, plomo, aluminio…)
    6. Exceso de radiación solar

    EL CADMIO PROVOCA LA DEPLECCIÓN DEL ZINC Y ESTE OLIGOELEMENTO ES EL RESPONSABLE DE MÁS DE 200 REACCIONES METABÓLICAS QUE CONCIERNEN AL SISTEMA INMUNITARIO Y AL METABOLISMO DE LA GLUCOSA.

  4. La falta de descanso reparador y/o exceso de trabajo.
    • Trasnochar entorpece la función detoxificadora del hígado.
    • El agotamiento de las reservas energéticas merma la eficacia de los linfocitos T citotóxicos (Natural Killer).
  5. Consumo excesivo de fármacos y estimulantes, que sobrecargan la función de detoxificación hepática.
  6. Pérdida de peso importante sobrecarga la detoxificación hepática
  7. Desequilibrio emocional. El amor energiza todo el sistema inmunitario y estimula concretamente la producción de anticuerpos. La falta de amor por uno mismo y por los demás da origen a pensamientos y emociones negativos, los cuales liberan en el organismo hormonas y substancias neuroquímicas, inmunosupresoras a través del mecanismo psiconeuroinmunitario.
  8. El sedentarismo dado que el ejercicio físico efectuado en consonancia con la propia capacidad:
    • Refuerza la inmunidad del organismo y activa la circulación sanguínea, lo que mejora la aportación de O2 y nutrientes a todos los tejidos.
    • Ayuda al sistema linfático a drenar las sustancias nocivas y tóxicas de los tejidos conectivos de todos los órganos.
    • Combate el estrés al aumentar las endorfinas.
  9. La falta de luz: sin dosis suficientes de luz de espectro total, las glándulas pineal y pituitaria no pueden funcionar correctamente, inhibiendo la secreción de las hormonas vitales que regulan el sistema endocrino y organizan los biorritmos humanos.
  10. Los campos electromagnéticos inducidos afectan a la actividad de la glándula pineal, alterando los ciclos sueño-vigilia, la producción de melatonina y, en consecuencia, la de serotonina. suprimiendo la coordinación cerebral de la inmunidad. La contaminación electromagnética, radiaciones ionizantes (rayos X), y no ionizantes, como las emisiones de radiofrecuencia:
    • Campos eléctricos anormales
    • Transmisiones de microondas (antenas, radares, inalámbricos, teléfonos móviles, tecnología Wifi…)
    • Emisiones de infra y ultrasonidos

    Agreden a las glándulas suprarrenales provocando un caos hormonal y desmoronamiento del sistema inmunitario, también inciden en el sistema óseo, desatan procesos inflamatorios y degenerativos…

    LA VULNERABILIDAD ES IMPREDECIBLE:

    NO DEPENDE DE LA SENSIBILIDAD DE CADA UNO, SINÓ:

    • DE SU CAPACIDAD DE RESISTENCIA AL ATAQUE
    • DE LA NATURALEZA Y DE LA CRONICIDAD DE LA AGRESIÓN
    • DE LA ESTRATEGIA DE PROTECCIÓN
  11. El estrés, la tensión constante, el miedo, la rabia, la pena, el agravio, la frustración… son emociones psíquicas traumáticas que activan una reacción en cadena de biointerrelaciones entre los sistemas endocrino y nervioso causando la vulnerabilidad de todo el organismo.La mente controla el cuerpo físico a través del cerebro; igualmente el estado del cuerpo influye en el de la mente. De ahí parte la psiconeuroinmunología, que constata la intervención de los neurotransmisores y las hormonas en la regulación del sistema inmunitario.El cortisol, hormona que se secreta durante el estrés crónico es inmunodepresora, efecto que también presentan los corticoides.
  12. Disfunción de los ácidos grasos poliinsaturados debido a:
    1. Falta de aporte de los Ω-3 y Ω-6
    2. Deficiencia de cofactores (oligoelementos y vitaminas) que perturban su metabolismo
    3. Situaciones desfavorables (diabetes, envejecimiento, alcoholismo…)

    Todo lo que se ingiere y se experimenta física, mental y emocionalmente, tiene una profunda repercusión en nuestra salud.

CÉLULAS DEL SIST. INMUNOLÓGICO QUE INTERVIENEN EN LA RESPUESTA ANTIVIRAL

LINFOCITOS T se ocupan de defender al cuerpo ante infecciones víricas, así como de detectar y eliminar células cancerosas.

TIPOS:

  • Células T citotóxicas (T asesinas). Producen citoquinas, sustancias mensajeras que atraen a los monocitos (macrófagos).
  • Células T “Helper” colaboradoras (Th-1). Ayudan a combatir los procesos infecciosos.
  • Celulas T supresoras (Th-3). Se encargan de parar la acción de los linfocitos para evitar una respuesta inmunitaria exagerada.
  • El cortisol aumenta su síntesis, actúa como inmuno-supresor.
  • Las células NK son un subtipo de glóbulos blancos (respuesta inespecífica contra antígenos: tumores y virus)

MEDIADORES DE LA RESPUESTA INMUNE FRENTE A LAS VIROSIS

  • InterferonesFactor secretado por celulas infectadas por virus que se acopla a la membrana de las células sanas para informarles de la naturaleza del virus y así evitar que progrese la infección viral.El Interferón también acelera la formación de Natural Killer, linfocito T que genera peroxidasa que es una enzima que destruye las células infectadas.La peroxidasa produce radicales libres con gran capacidad destructiva de los virus.Los linfocitos T citotóxicos y los Th-1 sintetizan el interferón  de función es antiviral. Dado que el cortisol estimula a los linfocitos supresores, inhibe la síntesis de los interferones.El estrés adrenérgico estimula la producción de interferón.
  • Las interleucinasLas interleucinas son moléculas –citocinas- que actúan como mensajeros interrelacionando las distintas células del sistema inmunitario.Son el principal medio de comunicación intercelular ante una invasión microbiana.Las citocinas sirven para iniciar la respuesta inflamatoria, y para definir la magnitud y naturaleza de la respuesta inmune específica.Las principales interleucinas que se activan frente a los virus son:
    • IL-1 es la que origina el inicio de la cascada de todas las sustancias inmunocom-petentes, ya que es sintetizada por los macrófagos en la respuesta inicial del sistema inmunitario o inmunidad innata. Es la llave de contacto que pone en marcha el funcionamiento del sist. inmune.
    • Provoca la aparición de la fiebre.
    • IL-2 citocina producida por los linfocitos T activados (contacto con el antígeno) Estimula la síntesis del interferón  , que interfieren en la replicación vírica. Una de las funciones de esta citocina es potenciar la apoptosis de los linfocitos T activados, como autorregulación de la respuesta inmunitaria mediada por los linfocitos T. IL-2 es necesario para el establecimiento de la memoria inmunitaria celular, así como para el reconocimiento de autoantígenos y antígenos foráneos. Es importante señalar que el cortisol inhibe la IL-2.
    • IL-15 citocina producida por macrófagos en respuesta a las infecciones virales, cuya función es estimular la proliferación de NK.

MEDIDAS PROFILÁCTICAS CONTRA LOS VIRUS

  • Los virus que se transmiten por contacto con objetos o a través de partículas de saliva lanzadas al hablar o estornudar, por lo que se trata de un proceso que se contagia fácilmente.
  • Una de las recomendaciones para evitar contagios es cubrir la nariz y la boca con pañuelos deshechables al toser y estornudar.
  • Lavarse las manos durante un minuto con un jabón germicida.
  • También se recomienda el uso de mascarilla en lugares poco ventilados con afluencia de gente, puesto que el virus H1N1 puede sobrevivir hasta 72 horas en el aire.
  • Dieta hipotóxica, rica en antioxidantes con abundancia de frutas y vegetales frescos.

Suplementos nutricionales

  • Optimizar la función hepática: El H produce la proteína alfa-1-antitripsina que protege a los tejidos sobre todo a los pulmonares de las luchas defensivas que ocurren cuando hay infecciones. La N-acetilcisteína optimiza el GLUTATIÓN.
  • El zinc es necesario para que la vit. A haga su función de protectora de los epitelios, especialmente importante en las inflamaciones de las mucosas: nasal, senos, oído medio. Las pipas de calabaza son especialmente ricas en zinc.
  • El propóleo: se trata de un producto elaborado por las abejas que posee múltiples propiedades preventivas y terapeúticas. Su actividad terapéutica más importante es que tiene una acción antibacteriana, antiséptica, antiviral y antimicótica, antiinfla-matoria y, también es muy interesante como regenerador de los tejidos.
  • La infusión de jengibre es efectiva para limpiar mucosidades y como descongestio-nante: hervir durante 15 minutos 4 o 5 rodajas o rallar la misma cantidad en una taza de agua tapada y endulzar con miel. Tomar varias veces al día.
  • Echinácea: El principal componente de esta planta es la inulina (prebiótico), un activador de la vía alternativa del complemento, que es la responsable de incre-mentar los mecanismos de defensa no específicos de los anfitriones, tales como la neutralización de virus, la destrucción de las bacterias y el aumento de la migración de las células blancas sanguíneas a las áreas de la infección.

Precaución en personas con susceptibilidad del sistema inmunitario, pues esta planta origina un aumento de la liberación a partir de macrófagos y linfocitos T del factor de necrosis tumoral (TNF), mediador polipeptídico proinflamatorio.

Terapias alternativas:

  • Homeopatía
  • Oligoterapia catalítica
  • Sales de Schüssler
  • Fitoterapia
  • Auriculoterapia
  • Acupuntura

Para combatir la fiebre:

La fiebre constituye una respuesta defensiva del organismo, en la que éste eleva la temperatura corporal para combatir las agresiones patógenas. Por tanto, no debería tratarse una fiebre menor de 38ºC, especialmente al principio de la manifestación gripal. Los virus gripales cesan su multiplicación en los tejidos cuando la temperatura sobrepasa la cifra de 38,5ºC.

En cualquier caso:
  • Abstenerse de ingerir alimentos sólidos, en cambio beber abundantes líquidos (agua, zumos diluídos, caldo vegetal, sopas ligeras, infusiones, compota pera o manzana.
  • Ventile adecuadamente su habitación
  • Manténga al afectado con poca ropa
  • Si la temperatura llega hasta 39º, aplicar paños de algodón mojados con agua fría sobre la frente, nuca, muñecas, pantorrillas, tobillos o sumergír al paciente en un baño de agua tibia.
  • Consulte al facultativo