DETOXIFICACIÓN Y DRENAJE

Se puede afirmar que la salud de un individuo depende de la capacidad de su organismo para eliminar los residuos perjudiciales, tanto de origen interno como externo.

La sangre y la linfa, así como el colon y el hígado, son especialmente sensibles a la acumulación patológica de sustancias tóxicas.

Esas toxinas contaminan las diversas esencias vitales que regulan el organismo, entre ellas la sangre, la linfa, la bilis, las enzimas, las hormonas y la médula, perjudican las funciones energéticas vitales: el metabolismo, la digestión, la respiración, la excreción, la inmunidad y la circulación se desequilibran y, entonces, sobreviene la enfermedad.

« Inicio Siguiente »