¿Porqué he enfermado?

Antes de instaurarse la enfermedad, el organismo presenta disfunciones que nos alertan de algún desequilibrio fisiológico que puede ser reversible, si corregimos las causas.
LA DISFUNCIÓN ORGÁNICA PROLONGADA, NOS LLEVARÁ A LA LESIÓN ORGÁNICA Y DEGENERATIVA


DETOXIFICACIÓN Y DRENAJE


Se puede afirmar que la salud de un individuo depende de la capacidad de su organismo para eliminar los residuos perjudiciales, tanto de origen interno como externo.

La sangre y la linfa, así como el colon y el hígado, son especialmente sensibles a la acumulación patológica de sustancias tóxicas, contaminan diversas esencias vitales que regulan el organismo, entre ellas la sangre, la linfa, la bilis, las enzimas, las hormonas y la médula y perjudican las funciones energéticas vitales: El metabolismo, la digestión, la respiración, la excreción, la inmunidad y la circulación se desequilibran y, entonces, sobreviene la enfermedad.


INTOXICACION EXTERNA


Vivimos en un mundo rodeado de toxinas. Todos los años salen al mercado 2.000 nuevos productos químicos, parte de los cuales no se han probado totalmente en el organismo humano.

Algunos son los denominados PBTs (Persistent Bioaccumulative Toxins = productos químicos persistentes, bioacumulativos y tóxicos). Lo que significa que permanecen en el medio ambiente y en nuestra cadena alimentaria durante mucho tiempo.

Sus efectos van desde la inmunotoxicidad hasta alteraciones endocrinas e incluso pueden llegar a ser carcinogénicas.

Signos que unas veces se manifiestan como una enfermedad grave y en otras en forma de síntomas generales como fatiga, caída de cabello, pérdida de apetito, uñas quebradizas, dificultad para conciliar el sueño, decaimiento, astenia y otros signos subjetivos que indican falta de energía.


INTOXICACION INTERNA


En el funcionamiento normal del organismo, en los procesos de metabolización, se producen sustancias de desecho que, si por algún motivo, no se pueden eliminar se acumulan en el interior del cuerpo (urea, ác. úrico, ác. láctico, creatinina, la placa de ateroma…).

También los procesos degenerativos orgánicos generan sustancias tóxicas, necrosis de algún tejido por falta de oxigenación, tumores…


FASES DE IMPREGNACIÓN TOXICA


La acumulación de toxinas a lo largo del tiempo provoca enfermedades genéticas, deficiencia de nutrientes o incluso estrés psicológico.
Toda la estructura dinámica de la depuración tóxica está constituido por:
Células
Tejido conectivo (matriz extracelular)
La microcirculación tanto de eliminación como de aporte: capilares arteriales o venosos
El sistema linfático forma parte de una canalización de salida y entrada (capilar arterial-sistema linfático y capilar venoso-sistema linfático)
Organos emuntoriales: pulmón, hígado, riñón,  sistema digestivo y la piel (elimina a través del sudor).
Hay que tener en cuenta que cualquiera de esos pasos satura el anterior:
1ª. Si yo freno un proceso de eliminación a nivel emuntorial 
2ª. Se satura el sistema vascular y linfático de eliminación
3ª  El sistema celular queda aislado tanto para recibir nutrientes como para eliminar la toxemia que pueda generar su metabolismo.


CIRCUÍTO PISCHINGER


Es centrífugo: Interconexiona la célula con los órganos emuntoriales a través de la matriz extracelular, la microcirculación y sistemas vásculo linfático.
La función de este circuíto es la excreción de toxinas en forma de secreciones ácidas.
Pero a su vez, este circuito es centrípeto: del exterior al interior:
los mismos órganos emuntoriales, especialmente la mucosa intestinal, la piel y el pulmón absorben sustancias mediante un movimiento centrípeto hacia el interior de las células; a través del sistema vásculo-linfático llega a la microcirculación y de allí al tejido conectivo desde donde por transportadores activos o pasivos entra en la célula.


CARGA TÓXICA


Los depósitos de residuos tóxicos se encuentran fundamentalmente en el tejido conectivo o de sostén (matriz extracelular), que se halla distribuido por todo el organismo y que tiene a su vez la misión de ser vía de tránsito entre los vasos sanguíneos y las células de los tejidos a los que va a nutrir.

Si estos depósitos no se eliminan, van a dificultar los mecanismos de intercambio entre la sangre y las células perjudicando su dinámica.

Si las toxinas se acumulan en una cantidad excesiva, las células se ven obligadas a vivir en un medio enfermo, degeneran y mueren. Incluso desde el punto de vista del sistema circulatorio hay una disminución de drenaje y todas las sustancias tóxicas ancladas en el tejido conectivo van a empezar a lesionar o fibrosar este tejido conectivo en cuanto a la aparición de enfermedades como:

  • la artritis
  • la arteriosclerosis
  • enfermedades degenerativas como la fibromialgia, esclerosis múltiple…

MATRIZ EXTRACELULAR


El sistema linfático es la única vía para drenar las toxinas de la matriz extracelular.
Por su composición la matriz extracelular es un espacio idóneo para el almacenamiento de material tóxico
La matriz extracelular está constituída por proteoglucanos (PGs), glucosaminoglucanos (GAGs), así como colágeno y elastina. Los GAGs poseen una elevada viscosidad, que hace que sean idóneos para lubricar articulaciones, como el condrointínsulfato.
Pero si los proteoglucanos se unieran a toxinas daría lugar a un modelo conocido como estrés de la matriz, que normalmente se traduce en dolor crónico e inflamación, seguido de acidosis y a patologías crónicas como la artritis…


BIORRITMO MATRIZ EXTRACELULAR


La matriz extracelular sigue un biorritmo de activación diurna y reposo nocturno dependiente de la hormona tiroidea, cortisol y sistema vegetativo.
Si este biorritmo es alterado, la matriz pierde la capacidad de autodepuración y sobreviene la toxicidad.


TOXICIDAD CELULAR


1. Las toxinas colapsan la matriz extracelular: las células se aislan -> Fase de impregnación

2. Toxemia celular -> Fase de degeneración celular

3. Hipofunción celular, degeneración celular -> Fase tumoral

Las toxinas son capaces de unirse a estructuras celulares y al ADN, pero la vía final común a la toxicidad celular normalmente tiene su origen en la alteración de la respiración celular: daño del ADN mitocondrial por los radicales libres.


LA ENFERMEDAD COMO RESPUESTA A LA TOXEMIA


Cuando la acumulación de sustancias nocivas alcanza un máximo tolerable, el organismo provoca una crisis de depuración, con el fin de reducir o evitar la intoxicación y posterior mal funcionamiento, degeneración y muerte celular.
Estas crisis son enfermedades agudas de corta duración que habitualmente padecemos:

  • catarros
  • anginas
  • tos
  • bronquitis
  • vómitos
  • diarreas
  • infecciones genitourinarias
  • incremento de la sudoración
  • conjuntivitis
  • otitis
  • urticaria
  • forúnculos…

LA ENFERMEDAD ES UN INTENTO DE CURACIÓN, PUES EL CUERPO NO PUEDE IR CONTRA SÍ MISMO



La fiebre es una medida de defensa biológicamente adecuada que implica un incremento de la actividad metabólica, acompañado de un aumento del ritmo cardiaco y de la tasa respiratoria, y obliga al individuo a una disminución de la actividad física y psíquica.
La fiebre aumenta la temperatura corporal: es el reflejo de una especie de inflamación general de todas las células del cuerpo que intentan batallar con las toxinas internas aumentando la actividad enzimática.
Por medio de la fiebre los mecanismos curativos del cuerpo se intensifican.
La inflamación es uno de los mecanismos más efectivos que pone en acción el cuerpo para reparar una zona y eliminar toxinas.
Va asociada a varios síntomas: calor y enrojecimiento local debido al incremento del volumen sanguíneo en la zona.
La hinchazón es debida al paso de líquido filtrado de sangre a los tejidos de alrededor. Estos procesos facilitan la llegada de todos los materiales necesarios para el proceso (glóbulos blancos, enzimas, proteínas…).
La inflamación conlleva diferentes síntomas, según los órganos afectados:
En el caso del aparato respiratorio aparece tos, flemas, mocos…
Si se trata del aparato digestivo aparecen náuseas, diarrea…


MEDICINA BIOLÓGICA


Nuestras terapias son a base de fitoterapia, ortomolecular,  homeopatía, acupuntura que realizan una acción centrífuga sobre sustancias extrañas llevándolas al exterior a fin de limpiar la sangre, vehiculizándolas a través del riñón, del hígado, la piel o las mucosas.
Si no dejamos que nuestros mecanismos curativos naturales nos alivien y si no modificamos los hábitos que nos llevan a la intoxicación, aparecerán las enfermedades crónicas.
Las enfermedades crónicas son un estado de debilidad continua en el que el cuerpo aprende a adaptarse a la toxicidad, a tolerar las toxinas impidiendo las crisis de desintoxicación, y como consecuencia se paga un precio muy alto: la pérdida de vitalidad.
El organismo aprende a no reaccionar, no siente las molestias de las toxinas, pero su acumulación continúa. Esto llevará con el tiempo al individuo a desarrollar problemas más graves debidos a la degeneración y destrucción celular.