El cáncer según la MTC

El cáncer según la MTC

  • La Medicina Tradicional China considera que el cáncer es una enfermedad de la sangre. Tal teoría se basa en que la sangre débil, tóxica, o deficiente es incapaz de realizar sus funciones vitales: nutrición y limpieza de los tejidos corporales.
  • La sangre deficiente permite a los deshechos celulares y sustancias contaminantes acumularse en los tejidos hasta que la toxemia es tan grave que favorece la aparición de tumores malignos que se propagan a otros tejidos.
  • Una terapia adecuada para la prevención y curación
    del cáncer pasa en primer lugar por detoxificar y
    purificar la sangre, y tonificarla mediante una buena
    nutrición y los suplementos apropiados, y por último
    promover la circulación con ejercicios rítmicos y la
    respiración profunda.
  • Los fagocitos, las enzimas y los demás factores
    inmunitarios transportados en la sangre, atacan los
    tejidos cancerosos, digieren y tras deshacer los
    tumores, expulsan los tejidos degenerados a través
    de los órganos excretores.
  • Hay muchos casos documentados de personas que
    han vencido al cáncer de un modo natural.

El CÁNCER SEGÚN LA MTC

El cáncer, se considera una enfermedad de la sangre en la MTC, porque la sangre débil, tóxica, o dañada de alguna otra manera, es incapaz de realizar sus funciones vitales: las de sostener y limpiar los tejidos corporales.

Un torrente sanguíneo muy tóxico o acidificado, es mal conductor de factores inmunitarios tales como los linfocitos R, y si hay poca energía, la circulación no es capaz de distribuir estos factores uniformemente por todo el organismo.
CUANDO LA SANGRE DISCURRE SIN OBSTÁCULOS POR LAS VENAS, LA ENFERMEDAD NO PUEDE ECHAR RAÍCES

La sangre deficiente permite a los deshechos celulares y sustancias contaminantes acumularse en los tejidos hasta que la toxemia es tan grave que genera tumores malignos.

TRATAMIENTO DEL CÁNCER SEGÚN LA MTC

  1. Detoxificar y purificar la sangre, para después restablecerla mediante una buena nutrición y los suplementos apropiados.
  2. Activar la circulación con ejercicios rítmicos y de respiración profunda. 
    Una mala circulación  puede provocar una excesiva condensación del Qi, lo que significa que el Qi se vuelve patológicamente denso, formando bultos, masas o tumores.
  3. Equilibrar las emociones. Los traumas emocionales prolongados causan estragos en la salud, especialmente si no son expresados o reconocidos.

«Cuando tus sentimientos están en equilibrio
nada nos perjudica ni de adentro ni de afuera“ 
 (LAO TSE).