Mercedes de Carandini: “Comemos peor que antes y nuestros hábitos son nefastos para el sistema digestivo”

Mercedes Carandini terapeuta de Centro Mas Vida

Mercedes de Carandini: “Comemos peor que antes y nuestros hábitos son nefastos para el sistema digestivo”

Nuestra socia Mercedes Carandini de Robert nos habla en esta entrevista sobre su libro ‘Averigua por qué engordas…y adelgazarás cuanto desees’.

En COFENAT hemos querido entrevistarla para saber hasta qué punto  es  importante tener una buena alimentación.

Con una trayectoria de más de 20 años como terapeuta y directora del Centro de ‘Más Vida’, Mercedes Carandini ha publicado el libro ‘Averigua por qué engordas… y adelgazarás cuanto desees’, en el que aborda las diferentes causas que provocan el exceso de peso, pero también enseña a diseñar una dieta personalizada, con tablas y menús adecuados a las circunstancias de cada persona.

En COFENAT hemos querido entrevistarla para saber hasta qué punto es importante tener una buena alimentación.

¿Por qué un libro relacionado con la alimentación?

Porque hay más de medio millón de obesos en el mundo. Es un problema en alza que se relaciona con muchas de las patologías prevalentes en el siglo XXI, como son la arteriosclerosis, la hipertensión, la diabetes, el cáncer, los procesos autoinmunes, los trastornos cardiovasculares, endocrinos, digestivos, respiratorios, osteoarticulares o cutáneos.

Incluso está relacionada con los desequilibrios de la psiquis…

Exacto. Tienen mucho vínculo con la depresión, ansiedad, irritabilidad, hipersensibilidad, baja autoestima y las fobias que son también consecuencia de una mala nutrición, tanto en los países ricos como en los países en vías de desarrollo.

Si tuviera que definir su libro, ¿qué diría?

Mi obra es instructiva, aleccionadora y práctica porque facilitanpautas para adelgazar, desintoxicarse y potenciar la vitalidad. Muestra, además, cómo minimizar el estrés con métodos naturales e informa del potencial terapéutico de las plantas medicinales y de la medicina alternativa en las distintas patologías asociadas al sobrepeso. También facilita dietas sanas con recetas sabrosas que ayudan a adelgazar sin pasar hambre y expone diferentes casos de personas obesas y cómo lograron perder peso.

¿Qué tuvo en cuenta cuando comenzó a escribirlo?

La nefasta repercusión que está teniendo la crisis económica en la salud, ya que cuando nos dominan la ansiedad, los nervios y la angustia digerimos mucho peor y, para colmo, aumentamos la ingesta de alimentos poco saludables siendo más proclives a las adicciones y a ganar peso. Mi lema es ‘la información afianza la voluntad’.

Pero, ¿qué le impulsó verdaderamente a escribir este libro?

El fracaso de tantas dietas dedelgazamiento y darme cuenta de los riesgos de las llamadas ‘dietas milagro’. Por ejemplo, la dieta hiperproteica que preconiza un adelgazamiento rápido por dos motivos. En primer lugar, porque la digestión de las proteínas requiere mayor gasto energético (un 30%, mientras que las grasas necesitan el 12 % y los hidratos de carbono el 7 %). Sin embargo, a la larga, se enlentece el metabolismo, porque para garantizar el ciclo de Krebs se necesitan los otros macronutrientes, especialmente los hidratos de carbono, que son el carburante preferido porque su digestión es más rápida.

Y, en segundo lugar, la pérdida de líquidos, que tiene efectos secundarios de consideración como la sobrecarga la función desintoxicante del hígado, que es donde tiene lugar el metabolismo de los aminoácidos, la desmineralización debido a la acidificación del pH, el estreñimiento por la escasa aportación de fibra, la inflamación de la mucosa, la proliferación de bacterias patógenas o la agravación de afecciones intestinales.

¿Qué implica tener buena alimentación?

Es  la mejor manera de mantener nuestra energía vital,  que disminuye con los años restandom capacidad de recuperación a los achaques que sufrimos.  Un cuerpo bien nutrido resiste mejor las enfermedades.

¿Estamos mejor o peor alimentados que antes?

No sólo comemos peor, sino que nuestros  hábitos  alimentarios  son nefastos para el sistema digestivo. Comemos a deshora y enervados, lo  que  perturba  la  digestión  y  daña los órganos relacionados con dicho proceso.  No  somos  lo  que  comemos, sino lo que asimilamos.

¿Qué pasos debe seguir una persona que quiere adelgazar?

Lo primero que tiene que hacer es consultar con un profesional para que evalúe si su estado de salud permite  que  se  someta  a  un  régimen de adelgazamiento. En segundo lugar, buscar estrategias para controlar el estrés, que, tal como explico en el libro, es  la  causa  principal  de  que  fracasen muchas dietas para perder peso. Y, en tercer  lugar,  informarse  de  qué  forma se logra optimizar el metabolismo.

¿Cuáles  son  los  principales  errores que cometemos en ese proceso?

Hacer dietas demasiado restringidas y desequilibradas; comer a deshora, sin respetar  los  biorritmos  ni  la  correcta distribución  del  aporte  energético a lo largo del día; combinar mal los alimentos, lo que produce muchos residuos   tóxicos   que   afectan   al intestino  y  al  hígado  y  provocan retención de líquidos; abusar de los alimentos  acidificantes  (proteínas animales, azúcares refinados, cacao, alcohol, café, colas…); descuidar la actividad física; abusar de alimentos con alto índice glucémico (la velocidad con  que  un  nutriente  eleva  la  tasa  de azúcar en la sangre) lo que desequilibra la  glucemia  y  descontrola  el  sistema nervioso; y dormir mal, entre otras cosas.

¿Qué alimentos tienen que estar en nuestro día a día?

Los porcentajes de macronutrientes de  una  dieta  equilibrada  son:  55  %  de hidratos  de  carbono,  25  %  de  lípidos o grasas y 20 % de proteínas. Es aconsejable  consumir  como  mínimo cinco  raciones  al  día  entre  frutas  y verduras,  tomar  legumbres,  como mínimo, una vez a la semana e incluir en la dieta alimentos que proporcionen ácidos   grasos   poliinsaturados omega-3 y omega-6.

¿Y cuáles deben estar prohibidos?

Cualquier   alimento   que   aumente un   padecimiento   patológico.   Las personas saludables deberían eliminar de  su  dieta  las  grasas  trans  y  reducir el  consumo  de  sacarosa,  grasas saturadas,  productos  de  charcutería, bollería industrial, colas…

¿Hay  que  gastarse  más  dinero  para comer sano?

Precisamente,  en  el  libro  hay una serie de menús equilibrados, apetitosos y baratos con recetas fáciles   de   elaborar   que,   repito, satisfacen el paladar. Explico que cada tipo de nutrientes posee una función específica:   los   hidratos de   carbono   y   las   grasas   son energéticos, las proteínas tienen una función  estructural  y  las  vitaminas y  minerales  intervienen  en  diversos procesos químicos vitales.

¿Qué pretende con esta obra?

El objetivo del libro es conseguir que  quien  desee  adelgazar  se  sienta tan bien con las dietas que planifico que  se  acostumbre  a  comer  de forma equilibrada y ordenada. Así, además de perder los kilos que le sobran, ganará salud. Uno de los puntos clave de mi libro es que explico concienzudamente  cómo elaborar   una   dieta   personalizada para  conseguir  el  peso  ideal  según las directrices de la OMS teniendo en cuenta  la  edad,  el  sexo,  la  actividad diaria y los periodos de descanso.

¿Por qué es importante leer su libro?

Porque   enseña   a   adelgazar aprendiendo medicina. Explico de una forma fácilmente comprensible, cómo funciona el organismo, lo que propicia una  relación  cordial  con  nuestro  más íntimo amigo. Comprender por qué se queja, atender sus necesidades, es decir, responsabilizarnos más y mejor  de  nuestra  salud.  También  es esencial  que  se  conozcan  estrategias para  controlar  el  estrés,  dado  que  en la actualidad se considera al intestino el segundo cerebro, porque se ha comprobado  que  el  sistema  digestivo está  estrechamente  vinculado  con  lo que se gesta en el cerebro.

Fuente: Cofenat

Leer más
xavi

Deja tu mensaje